Nuestra Historia

  • Historia
Historia

Democracia Cristiana

La Democracia Cristiana fue fundada el 28 de julio de 1957, momento en el que confluyen la Falange Nacional, el Partido Conservador Social Cristiano, el Partido Nacional Cristiano y sectores provenientes del Partido Agrario Laborista, además de independientes.

Desde su nacimiento, ha tenido un lugar importante dentro de la historia política chilena, ocupando dentro del sistema de partidos una posición de centro reformista. Con una ideología basada en los valores del social cristianismo, fue el partido más votado del país entre las elecciones municipales de 1963 hasta las elecciones parlamentarias de 2001.

Entre 1964 y 1970 encabezó la presidencia de la República con uno de sus fundadores, Eduardo Frei Montalva. Luego del golpe militar de 1973 se constituyó como un actor político importante de la oposición y luego de la transición a la democracia, formando parte de la Concertación de Partidos por la Democracia.

En la década de 1990, dentro de dicha alianza, llegó nuevamente a la presidencia bajo los gobiernos de sus militantes Patricio Aylwin Azócar (1990-1994) y de Eduardo Frei Ruiz-Tagle (1994-2000), participando también en las administraciones de Ricardo Lagos Escobar (2000-2006) y de Michelle Bachelet Jeria (2006-2010). Fue el partido mayoritario -en términos de su adhesión electoral- de la Concertación de Partidos por la Democracia.

Desde el 30 de abril de 2013 forma parte de la Nueva Mayoría, coalición que actualmente gobierna con la presidenta Michelle Bachelet Jeria (2014-2018). En los últimos cincuenta años el Partido Demócrata Cristiano ha sido un actor fundamental en el sistema político chileno, obteniendo una gran adhesión electoral que permitió a tres de sus militantes ser Presidentes de la República.

El Partido Demócrata Cristiano fue fundado en el Salón de Honor del Congreso Nacional, el 28 de julio de 1957, mediante la unión de la Falange Nacional, el partido Conservador Social Cristiano, el Partido Nacional Cristiano y un grupo proveniente del Agrario Laborismo.

El liderazgo de la nueva agrupación política quedó en manos de los hombres de la Falange Nacional y del recién electo senador por Santiago, Eduardo Frei Montalva, quien comenzó a perfilarse como una figura presidencial. Se presentó como una alternativa al capitalismo y al socialismo, donde se privilegió la estrategia del 'camino propio' para llegar al poder y solucionar lo que denominaron 'crisis integral' de Chile.

Su ascenso político fue extraordinario, pues de un 9,4% en las elecciones parlamentarias de 1957 aumentó a un 22,8% en la elección municipal de 1963. Al año siguiente, el Partido obtuvo el triunfo de su candidato Eduardo Frei Montalva en las elecciones presidenciales bajo la consigna de una 'Revolución en Libertad'. Un año después, en las elecciones parlamentarias de 1965, el Partido obtuvo el 43,6% de los votos, convirtiéndose en el partido más importante de Chile.

Sin embargo, la tesis del 'camino propio' polarizó el sistema político, porque la derecha se sintió traicionada por la Reforma Agraria y la izquierda se vio obligada a radicalizar su discurso ante los avances de sus reformas. Asimismo, el partido enfrentó una división interna debido a la salida de un grupo importante de militantes para fundar el Movimiento de Acción Popular Unitaria (MAPU), en 1969. Al año siguiente, su candidato llegó tercero en la elección presidencial, lo que puso fin al sueño de 'treinta años de gobiernos Demócrata Cristianos'.

La polarización y lucha social que desató el proceso revolucionario de la Unidad Popular provocó en el partido una división interna. Un pequeño grupo de militantes fundó el Partido Izquierda Cristiana para apoyar el gobierno de Salvador Allende, pero la gran mayoría estuvo a favor de una alianza con la derecha para enfrentar a la Unidad Popular y el Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973. Sin embargo, rápidamente el Partido Demócrata Cristiano pasó a encabezar la oposición al régimen militar, liderando una alianza política con la izquierda que derrotó al General Augusto Pinochet en el plebiscito de 1988.

Al año siguiente, la Concertación de Partidos por la Democracia llevó al demócrata cristiano Patricio Aylwin Azócar a la presidencia de la República y el Partido obtuvo en las parlamentarias el 26,6% de los votos. La buena gestión de la administración de Aylwin permitió que en la siguiente elección presidencial (1993) volviera a triunfar un militante del partido, Eduardo Frei Ruiz-Tagle. En las elecciones parlamentarias de 2001, la Democracia Cristiana perdió su condición de principal partido de Chile.

Fuentes:
http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-3643.html
http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-3643.html