FUAD CHAHIN “ES ABSOLUTAMENTE INCOMPRENSIBLE QUE LUEGO QUE EL PRESIDENTE SEBASTIÁN PIÑERA ESTUVIERA EN CÚCUTA Y SE REFIRIERA A LOS VENEZOLANOS QUE ABANDONAN SU PAÍS COMO VERDADEROS HÉROES, HOY DÍA LES DÉ LA ESPALDA Y SE ESTÉ ACERCANDO A LAS POLÍTICAS DE TRUMP”

El Presidente de la Democracia Cristiana, Fuad Chahin y el vicepresidente DC, Rodrigo Albornoz; participaron de un desayuno con la representante de Juan Guaidó en Chile, Guarequena Gutiérrez, dirigentes y migrantes venezolanos, a quienes les presentaron un paquete de medidas para resolver crisis migratoria y humanitaria actual en Chile.

“Para nosotros como Partido es muy importante lo que está ocurriendo porque tiene que ver con el tema de los derechos fundamentales. Nos parece absolutamente incomprensible que luego de que el Presidente Sebastián Piñera estuviera en Cúcuta y se refiriera a los venezolanos, que abandonan su país, como verdaderos héroes hoy día se esté acercando a las políticas de Trump. Es necesario encontrar una solución para la situación que están viviendo los venezolanos, ellos no son turistas, no son simples migrantes, son desplazados por razones políticas, son refugiados que escapan de una crisis humanitaria y de una violación sistemática a los Derechos Humanos, tal como lo acredito la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet”, señaló el Presidente de la DC, Fuad Chahin.

En la reunión se acordó pedir de suma urgencia al Gobierno: La aplicación de la Ley de Refugio, La implementación de la idea de una Tarjeta de movilidad regional, otorgar un salvoconducto especial a los venezolanos en las fronteras y promover una sesión de la Comisión de Gobierno Interior.

“Planteamos distintas medidas como que de inmediato se constituya un Consejo Asesor de Migraciones, que está en la ley, pero no funciona, en segundo lugar, como medida de urgencia pedimos que se dé un salvo conducto a todos los venezolanos que estaban en Chile, que salieron, y que hoy no pueden regresar. También a todos los grupos familiares que están en los distintos consulados de los países fronterizos y de la misma manera para quienes tienen familiares directos en el país, bajo el principio de reunificación familiar (…) Es muy relevante que el Gobierno acoja la propuesta del Secretario General de la OEA de tener una tarjeta migratoria, de movilidad regional que les permita poder entrar a los distintos países de la región. Este es un tema del continente y debemos ser capaces de abordarlo de forma multilateral”. Añadió Chahín.

En la misma línea la representante de Juan Guiado en Chile, Guarequena Gutiérrez, agregó “Atendemos la invitación de la Democracia Cristiana, para ver como se puede mejorar y seguir tratando la migración venezolana, ya que Chile es el tercer país receptor. Nosotros agradecemos todos estos gestos porque además son muy humanitarios para la crisis que se está viviendo no solo en Chile, también en Colombia, Ecuador, Perú y Argentina. Este es un problema de la región completa. El tema hay que verlo de una forma transversal, hay que ver dónde va la migración y la forma de frenarla. La única forma de frenarla es que Nicolás Maduro se vaya del poder”.

A LAS PROPUESTAS ANTERIORES, SE SUMAN A UN PAQUETE DE 11 MEDIDAS QUE LA DEMOCRACIA CRISTIANA PROPONE PARA PONER FRENO A CRISIS HUMANITARIA Y MIGRATORIA EN CHILE.


  1. Constituir formalmente el Consejo de Política Migratoria, que incorpore entre otros al Gobierno local (municipios) y a representantes de la sociedad civil, quienes fueron excluidos de los consejos consultivos, convocados al inicio de este Gobierno. En este ámbito, que el ministro del Interior de cuenta al Congreso Nacional de los debates y conclusiones de dicho consejo. Realizar un genuino esfuerzo por abordar la crisis migratoria de Venezuela a nivel multilateral, tratando de involucrar al resto de países de la región en una solución efectiva e integral al masivo movimiento de personas, el que se estima, crecerá. Por tanto, se requiere poner en el centro del debate la protección de los migrantes y sus Derechos Humanos, procurando limitar al máximo las situaciones de vulnerabilidad. Dejar de lado las propuestas meramente populistas que estigmatizan a los inmigrantes. Descriminalizar y despolitizar la migración.

  2. Restablecer la residencia temporaria por motivos laborales u otro mecanismo que de una solución efectiva y rápida a la irregularidad migratoria de índole laboral.

  3. Impulsar una campaña de información y fiscalización de empleadores informales y aplicación de las respectivas sanciones (laborales y de extranjería), teniendo en consideración la situación de desprotección de los trabajadores afectados.

  4. Avanzar en sistemas digitales de tramitación de las residencias, con mínimos trámites presenciales (policía y Registro Civil). Respuestas rápidas a las solicitudes o concesión de permisos de trabajo para solicitantes con constancia inmediata de los trámites que se inician (no esperar meses a que llegue por correo).

  5. Reforzar el trabajo a nivel consular, de manera de poder absorber el flujo de solicitudes que se presentan en el exterior. Establecer criterios y procedimientos claros, simples e informados. Dar cuenta periódica sobre el número de solicitudes presentadas, rechazadas y aceptadas.

  6. Aplicar en su letra y espíritu la Ley 20.430, sobre protección a los refugiados, en orden a reconocer el derecho a solicitar y obtener asilo en el país. La Policía no puede seguir decidiendo en frontera sobre las solicitudes que se presentan, debiendo dar paso a un procedimiento que dé garantías de protección internacional a las personas que huyen en resguardo de su vida o seguridad. Requerir la ayuda de ACNUR para el mejor logro de este objetivo.


PROPUESTAS EN EL PROYECTO DE LEY DE MIGRACIONES

  1. En materia de derechos, es necesario acotar y limitar que los cambios a nivel administrativo puedan alterar derechos que se asignan en principio por la ley, así como revisar la norma sobre acceso a la seguridad social y beneficios de cargo fiscal, de manera que no se produzcan situaciones de desprotección que no estén justificadas. Se destaca el significativo avance en esta materia, respecto de la actual Ley de Extranjería.

  2. En materia de ingreso al país, es necesario consagrar el principio de no devolución, concordante con los instrumentos internacionales vigentes en nuestro país.

  3. Creación de una categoría de ingreso al país que permita la búsqueda de trabajo, con sistemas simples de tramitación, de manera de transparentar y gestionar mejor la situación que hoy se produce. El trabajo de los migrantes también debe ser revisado en otras normas, como por ejemplo en las sanciones, de manera que provoquen los incentivos adecuados para la protección de los derechos laborales.

  4. Revisar las normas que regulan las causales y aplicación de medidas de rechazo de solicitudes con abandono del país, de multas, de revocación de residencias, prohibición de ingreso y expulsión. En especial, conviene revisar las causales (razonabilidad), proporcionalidad de las sanciones y la posibilidad de recurrir administrativa y/o judicialmente de esas medidas.

  5. Revisar en su conjunto la nueva institucionalidad que se propone (principalmente Servicio Nacional de Migraciones y Consejo de Política Migratoria). Poner atención en que la institucionalidad sea coherente con un manejo integral de la materia. Ver el rol de la policía en el control de ingreso y egreso del país, así como en la fiscalización de la normativa al interior del territorio nacional.