Noticias
CUENTA POLÍTICA DIRECTIVA NACIONAL PARTIDO DEMÓCRATA CRISTIANO 2018
Publicado por Equipo DC     |    27 de Enero , 2018
Categoría Noticias

.

Cuenta mesa directiva

Enero de 2017 - enero de 2018

Estimados amigos, amigas, camaradas, autoridades que nos acompañan:

Ministros, subsecretarios, senadores, diputados, alcaldes, concejales, consejeros regionales, delegados a la Junta, buenos días y bienvenidos.

Un domingo 8 de enero de 2017, el pueblo demócrata cristiano entregó el respaldo mayoritario a una lista encabezada por la senadora Carolina Goic, en un proceso que movilizó a 21 mil militantes.

Mucha agua ha pasado bajo el puente desde esa fecha. Asumimos bajo la premisa de estar reunidos por un propósito: hacer que la DC, superando sus problemas y derrotas, volviera a ser un partido cohesionado, fuerte, movilizado con principios y objetivos claros. Sin embargo, fallamos, …claramente fallamos todos. De nueve integrantes de la mesa quedamos seis, tras vivir proceso difícil y doloroso para cada uno de nosotros, con varios episodios críticos y después de la derrota electoral. Ya no están Carolina Goic, Sergio Espejo y Matías Walker.

Agradecemos a Carolina Goic su trabajo como candidata y como presidenta del partido; agradecemos también el aporte del ex camarada Sergio Espejo y de nuestro diputado reelecto Matías Walker. Todo lo vivido entre marzo y hoy, fue para ellos y nosotros intenso, complicado, difícil, pero enriquecedor. Aprendimos a trabajar teniendo como norte cuidar a nuestra casa partidaria, aún en nuestras legítimas diferencias y -debo decirlo-, desconfianzas. Somos un reflejo de la sociedad actual, donde no nos creemos, dudamos, tememos.

Agradecemos también el compromiso de todos y cada uno de los presidentes regionales que a lo largo del país se comprometieron con nuestros candidatos y candidatas; a los miles de camaradas que participaron como apoderados de mesa en la primera y segunda vuelta presidencial; a personas como Miguel Candia y Boris Ortega que aportaron con su conocimiento al desarrollo de esta labor. Agradecemos también a todos los encargados regionales de apoderados de mesa y recintos.

Agradecemos a nuestros candidatos y candidatas que asumieron este desafío en un momento difícil de la política nacional, cuando la ciudadanía desconfía de nosotros. Especial reconocimiento a las candidatas que enfrentaron un proceso difícil ya que los partidos en general. con los que hemos caminado por muchos años-, no estábamos suficientemente preparados para los desafíos de la nueva Ley de partidos Políticos.

Agradecemos a quienes asumieron roles en la candidatura presidencial de Carolina Goic y quiero mencionar aquí a los encargados de comando de campaña Pablo Badenier, Juan Carlos Latorre, Eugenio Ortega y al encargado político, Jorge Burgos.

Del mismo modo, los agradecimientos a todos quienes asumieron compromisos partidarios en la segunda vuelta liderados por los camaradas Yasna Provoste y Fuad Chahin.

El 20 de noviembre pasado, el Consejo Nacional acordó, por mayoría absoluta, entregar su respaldo en segunda vuelta al otro candidato de la Nueva Mayoría: el senador Alejandro Guillier. Fueron poco más de 20 días intensos, en los que el partido se comprometió, integrándose activamente al comando presidencial y participando en actividades en el territorio, en la vocería y en lo electoral.

Debe saberse en esta instancia que, tras entregarle el apoyo al candidato en esta misma sede partidaria, no hubo nunca más un contacto o conversación política con el candidato, dado que el modelo de campaña de Guillier se apoyó en un círculo de personas de su confianza, más no en los partidos políticos.

La ciudadanía decidió que sea la derecha la que gobierne por los próximos cuatro años. Nos puso claramente en la oposición, una oposición que por el bien del país debe ser inteligente y pensando en Chile y su gente.

En su carta renuncia a la presidencia del partido, Carolina Goic señalo: “es claro que existe un descontento en la ciudadanía; la gente quiere un cambio y ello ha sido capitalizado por el Frente Amplio. También es claro que se mantiene el desencanto y molestia con los partidos políticos. Y, por cierto, que como Democracia Cristiana no sólo no hemos sido capaces -a pesar de todos los esfuerzos y propuestas que planteamos-, de representar adecuadamente el anhelo de la ciudadanía, sino que, además, hemos sido castigados por nuestra propia falta de unidad. Estamos en un proceso que, de no modificarse, nos llevará a la auto destrucción, un proceso donde no habrá ganadores”. Un diagnóstico duro, pero real.

Este partido enfrentó en el último año el proceso de refichaje determinado por ley, pero simultáneamente un proceso de deserción de muchos camaradas, que decidieron desafiliarse. Unos porque consideraban que el partido se situaba muy a la izquierda…, otros porque estimaban nos habíamos derechizado. Se hace evidente aquí, de nuevo, nuestra falta de definiciones, nuestra incapacidad de resolver las diferencias.

Más de tres mil amigos y camaradas abandonaron nuestras filas entre enero y noviembre pasado, presentándose el mayor flujo de éxodo entre junio y julio de 2017. Hace poco renunciaron también otros destacados ex militantes. Otros, muchos, no se reficharon. Un gran dolor todas estas pérdidas, pero como dijimos en nuestra declaración como mesa “esperamos que el tiempo nos permita reencontrarnos en la tarea de construir un Chile más justo y solidario bajo la iluminación del humanismo cristiano”. En nuestra declaración también expresamos que teníamos la convicción de que los problemas políticos en democracia se resuelven democráticamente y que sería esta junta nacional, la que, en un diálogo amplio y fraterno, resolviera nuestras controversias y definiera el camino que la Democracia Cristiana le presentará al país.

Quiero, a propósito de muchas situaciones enojosas vividas entre nosotros, recordar algunos párrafos de una carta que hace diecisiete años el comité de ética, entonces presidido por Jaime Castillo Velasco, dirigió a la mesa directiva:

“Nuestro partido es una comunidad de personas libres. Tenemos derechos y deberes, asumidos por nuestra propia voluntad. No somos individualistas ni totalitarios. Aspiramos a una democracia real. Fortalecemos ese concepto con el fundamento inspirador de la raíz cristiana, que nos lleva a sentirnos hermanos unos de otros. De allí proviene nuestra tradicional camaradería. Somos nada si tales valores se pierden. Se exige pues, a cada uno, que mantenga ese lineamiento en todas sus actitudes.

Por lo mismo, un criterio que lleve a nuestra colectividad a ser un conjunto de fracciones de poder, de supuestas sensibilidades diferentes o antagónicas constituye un error imperdonable y acicate para la destrucción de todo partido democrático”.

¿Cuántos de nosotros y nosotras hemos faltado a este criterio tan sano? Todos y cada uno, me reconozco también en falta. Debemos por, sobre todo, ser demócratas cristianos, y resolver nuestras diferencias en nuestra casa partidaria y no tratar de influir a través de los medios de comunicación, que jamás van a velar por nuestra salud e integridad institucional…, de hecho, más de uno sabe dar utilidad a nuestros conflictos, para sus propios intereses.

Camaradas, esta mesa esta aquí por sentido de responsabilidad con esta casa partidaria, con su historia y con sus trabajadores. Nos quedamos, a mucha honra, por respeto a la historia, por amor al partido y para dar una continuidad administrativa y política a la Democracia Cristiana, sin salirnos de los márgenes definidos por nuestra institucionalidad: el Consejo y la Junta Nacional.

Sobre la continuidad administrativa quiero dar cuenta a ustedes, a nombre de la mesa, de las acciones que definieron nuestro trabajo durante 2017.

Durante este año, la Directiva Nacional del PDC, junto a la Secretaría Nacional debió implementar una serie de procesos para llevar adelante las definiciones políticas e institucionales del partido. Entre ellas, destacan

Proceso de refichaje de militantes.

Tres Juntas Nacionales

Negociaciones Parlamentarias y de Consejeros Regionales.

Inscripción de Candidaturas Presidencial, Parlamentarias y de Consejeros Regionales.

Elecciones Presidenciales, Parlamentarias y Consejeros Regionales.

Rendición de Cuentas de candidatos.

Relanzamiento de las Escuelas de Formación.

Proceso de mejoramientos de nuestro sitio web de transparencia.

Incorporación de un equipo de comunicaciones.

 

Proceso de refichaje de militantes

El partido, durante fines del año 2016 hasta abril del 2017, llevó a cabo un proceso de Re-inscripción de Militantes, logrando superar la meta impuesta por la ley y con ello poder constituirse legalmente como partido a nivel nacional. Se destaca que estos militantes que han sido refichados, no son adherentes captados en la vía pública, más del 70% son antiguos militantes que han reafirmado su compromiso con el partido.

El trabajo realizado abarcó distintas áreas, destacando el trabajo de la Secretaria Nacional junto con el Registro de Militantes, el trabajo territorial en las Jornadas de Refichaje y la aplicación móvil para agilizar el trámite, un aporte de un militante de la Región Metropolitana a quien agradecemos su compromiso y apoyo.

 

Juntas Nacionales

Durante el año 2017, se realizaron tres Juntas Nacionales. La primera se realizó el 11 de marzo, cuando se aprobó el voto político que propuso a Carolina Goic como candidata presidencial y se llevó a cabo la elección de los Consejeros Nacionales del Partido.

La segunda se realizó el 29 de abril del 2017, cuándo se decide, con el 63% de los votos, que la presidenta del Partido Demócrata Cristiano, compita en primera vuelta en las elecciones presidenciales del 19 de noviembre.

Por último, en la tercera Junta Nacional del 29 de julio, se aprobó el listado de candidatos a parlamentarios, y consejeros regionales y se aprobó la decisión de acordar una lista en común con la Izquierda Ciudadana (IC) y el Movimiento Amplio Social (MAS), además de un pacto con el partido socialista en la elección de consejeros regionales.

Inscripción de Candidaturas Presidenciales,

Parlamentarias y Consejeros Regionales

El día 19 de agosto, en dependencias del Servel se efectuó la inscripción de la candidatura presidencial y el 21 de agosto, la de listas parlamentarias, inscribiendo el pacto formado por la Democracia Cristiana, Izquierda Ciudadana y MAS con el nombre de “Convergencia Democrática”, en el que, como partido, presentamos 104 candidatos a diputados y doce senadores.

En cuanto a la lista de Consejeros Regionales, conformada por la Democracia Cristiana y el Partido Socialista en el pacto “Unidos por la descentralización”, el partido inscribió a 135 candidatos.

Se lanzó la campaña electoral el día 9 de septiembre, realizando la proclamación de nuestros 255 candidatos, y de nuestra candidata presidencial, cuando los postulantes al parlamento y consejeros regionales fueron presentados en un masivo acto en el teatro de la sede nacional del PDC, donde también se presentó la campaña #SiemprePorChile.

Durante el proceso de campaña, el partido entregó propaganda electoral a nuestros candidatos y candidatas, la que fue despachada a lo largo del país, además de organizar las jornadas de grabación de la franja electoral, en la que participaron todos y todas y que fuera transmitida entre el 20 de octubre y el 16 de noviembre.

El resultado de estas elecciones, ratificado por el Servel significó para nuestro partido la elección de 3 senadores, 14 diputados y 44 consejeros regionales.

Rendición de Cuentas de candidatos

Para el proceso de rendición de cuenta que se inició el día 1 de diciembre, se destinó un equipo específico para que pudiera orientar y acompañar a los candidatos y candidatas además de sus administradores electorales a realizar sus rendiciones de cuentas, las que podían ser entregadas físicamente en la sede nacional del PDC o ser subidas a la plataforma del Servel. Dentro del período legal, el día 3 de enero, 195 rendiciones fueron entregadas físicamente, mientras 34 fueron subidas a la plataforma del Servel.

Escuelas de Formación

Abandonados por muchos años, decidimos retomar los procesos de formación, para lo que se constituyó la Comisión de Formación, liderada por el Vicepresidente de Formación Osvaldo Badenier y el director de formación José Miguel Burmeister y que cuenta con la participación y colaboración de muchos camaradas, entre los que se destacan los consejeros nacionales Carolina Henríquez y José Ruiz.

Este es un trabajo fundamental, que nunca debió dejar de desarrollarse, y que en esta nueva etapa ha considerado un amplio programa en el que destacan las siguientes actividades.Las Escuelas Regionales de Formación para nuevos militantes, realizadas en coordinación con las presidencias regionales.

La Primera Escuela Secundaria y la Segunda Escuela de Formación “Mario Martínez Rodríguez”, a la que asistieron más de 50 jóvenes de enseñanza media, en coordinación con la JDC

Jornada Nacional de encargados de formación regionales.

Jornada de Formación para Encargados Regionales de Apoderados.

Jornada de Capacitación para Campañas Electorales, con el respaldo de la Fundación Konrad Adenauer.

Preparación de Jornadas de Formación para Dirigentes Sindicales, en coordinación con el frente de trabajadores.

Diplomado de Formación para Mujeres organizado con la Vicepresidencia de la Mujer y con el apoyo de la Universidad Alberto Hurtado.

Preparación de la Plataforma Virtual de Formación.

Encuentros de Formación de mujeres líderes en regiones.

Talleres de apoyo a nuestras candidatas a parlamentarias y cores

Proceso de mejoramientos de nuestro sitio web

Durante el año 2017, se realizaron mejoras al sitio web del partido, con especial énfasis en mejorar nuestra información sobre transparencia. Para ello se cuenta con la página de Transparencia propia de nuestro sitio y el vínculo al Portal Transparencia, sitio Web del Consejo para la Transparencia Chile. Durante este proceso, hemos estado en directa conexión con el Servel y el Consejo para la Transparencia, para cumplir con todas las normativas que ambas instituciones nos exigen. Logrando así subir nuestros porcentajes de aprobación por parte de ambos organismos.

Incorporación Equipo de Comunicaciones

Desde marzo de 2017, el PDC cuenta formalmente con una nueva área de comunicaciones. Este equipo se ha ocupado de mantener actualizado nuestro sitio web y, especialmente, del desarrollo del portal de Transparencia que se encuentra disponible para todos los ciudadanos en el sitio del PDC.

Homenaje a nuestros camaradas

En septiembre de 2017, en la sede del PDC fue repuesta la placa conmemorativa en homenaje a todos los camaradas ejecutados y detenidos desaparecidos durante la dictadura cívico militar. Esta placa, instalada originalmente por la JDC en 1998, vuelve a brillar en nuestra sede partidaria. Hoy encabeza la lista de camaradas, acompañando a Mario Martínez, Mario Fernández y tantos otros, el mismísimo presidente Eduardo Frei Montalva, asesinado por la dictadura en lo que constituye el primer magnicidio de nuestra historia.

Aspectos financieros

La ley establece financiamiento público para los partidos políticos, y un control exhaustivo de sus gastos. Al respecto el partido no sólo cumple con lo definido por la norma, sino que además pone a disposición de todos los militantes la información sobre sus gastos y respaldos cada quince días a través de la página web, toda su contabilidad en norma IFRS, cumple cien por ciento normas de transparencia y cuenta con todos los respaldos en Servel del aporte presidencial y parlamentario.

En este período, el partido a través de la vicepresidencia de finanzas, está en proceso de término de la regularización y revalorización de propiedades, iniciado en la gestión de Ignacio Walker y continuada por las mesas siguientes, a lo largo del país por un valor de 2.900 millones de pesos, contando con bienes en la Región Metropolitana ubicadas en Santiago, Ñuñoa, Macul, La Florida, Peñalolén, Talagante y en regiones, en las comunas de Quillota, San Felipe, Yungay, Los Ángeles, Puerto Montt, Iquique y Calama, entre otras. Todas las propiedades están registrados a nombre del partido, además de otras que se encuentran en estado de tránsito a la propiedad del partido como lo exige la ley.

MOMENTO ACTUAL

Hasta aquí la formalidad de un partido que, de acuerdo a la ley de partidos políticos, hoy debe cumplir con ciertos estándares y obligaciones. Hasta aquí una cuenta sobre un partido que cumple con las formalidades, que desarrolla un programa de formación y capacitación en todo el país, y que, de acuerdo al Servel, cumple plenamente con las exigencias que la ley establece respecto a su financiamiento y a la forma de rendir.

Pero sin lugar a dudas nuestro devenir estuvo marcado por hechos políticos que nos tienen hoy en una situación de crisis que, a juicio de esta mesa, tiene tres pilares: una crisis electoral, otra política y otra de convivencia y respeto interno.

Respecto a la crisis electoral quiero referirme a algunos hechos importantes. Tras el retorno a la democracia la DC fue no sólo el partido del presidente de la república con los camaradas Patricio Aylwin y Eduardo Frei Ruiz Tagle, sino el más votado y con mayor representación parlamentaria. Teníamos dirigentes en el mundo estudiantil y sindical y una juventud vigorosa.

Pero el pueblo chileno nos fue dando señales permanentes de que estábamos cayendo de su gracia y no las quisimos ver. En 1997 la DC perdió 495.628 votantes. El declive se hizo sostenido, elección tras elección, salvo pequeños repuntes que no marcaron ningún punto de inflexión.

Hoy, acabamos de perder 350 mil 765 votantes y nuestra bancada parlamentaria se redujo de 32 en los años 90 a 14 en la actualidad.

La gran pregunta es por qué no pusimos atención al primer gran mensaje de la ciudadanía; por qué seguimos como si no hubiera pasado nada. Nunca procesamos las causas de estas permanentes derrotas y del declive electoral.

Creemos que llegó el momento de hacer este análisis cualitativo y cuantitativo y para ello hemos pedido como mesa a un grupo de camaradas que se aboquen a esta tarea. Están en ese grupo de profesionales, militantes que representan distintas visiones y esperamos que ese estudio pueda ser parte de los insumos que nos permitan encontrar de nuevo nuestro norte.

Pero también quisimos vernos internamente, que nuestros compatriotas nos dijeran cómo nos ven, que esperan de nosotros y para ello contratamos a una empresa externa, que realizó focus group, para entender en qué fallamos y cuál es el camino para que vuelvan a creer en nosotros y en nuestros liderazgos. El resultado fue brutal porque evidenció lo lejano que estamos del sentir y de la esperanza de cada chileno y chilena. Claramente, por ejemplo, el malestar hacia las AFP supera cualquier percepción y. cómo partido no hemos enfrentado esta realidad y menos buscado respuestas y elaborado propuestas. Ambos análisis aún en proceso, estarán disponibles en marzo.

Hablamos también de crisis política, y, en este caso nos referimos a un partido que hace decenas de años dejó de pensar, concebir y elaborar ideas y proyectos, para abocarse a la administración del poder. El inmediatismo consumió nuestro quehacer y, habiendo construido esta sociedad moderna, con menos pobreza, pero con mucha desigualdad, no fuimos capaces de leer la nueva realidad y menos de pensar en respuestas para ella.

Hicimos un ejercicio en 2007, en el Quinto Congreso Ideológico, que movió a miles de camaradas en todo el país. Fuimos lúcidos para definir y enfrentar varias de las nuevas realidades y para proponer respuestas, pero la decisión institucional fue dejar en un archivo acuerdos y definiciones.

¿Qué le dice la DC hoy a una sociedad distinta, diversa, golpeada por casos de abuso, colusiones, descrédito de todas y cada una de las instituciones?; ¿qué le dice al joven sin oportunidades, que no trabaja ni estudia?; ¿al adulto mayor?; ¿al que se pensiona y por lo tanto comienza a vivir precariamente habiéndole dado todo al país y a su familia?; ¿al trabajador sin capacidad real de negociar sus condiciones laborales?; ¿al ciudadano golpeado por la violencia y la delincuencia?; ¿a la mujer que sigue siendo discriminada?; ¿a la que sigue siendo abusada y agredida?; ¿al joven que mira con desesperanza su futuro en un mundo cada día más afectado por el cambio climático?; ¿al poblador que ve cómo se instalan en sus alrededores empresas que afectan su calidad de vida?; ¿a los niños y adolescentes a los que seguimos dando respuestas formales, en una sociedad y un mundo que los desafía todos los días con los cambios tecnológicos?

Nada…, ¡nada! Porque estamos consumidos en el día a día que no nos deja ver lo realmente importante; que no nos permite tener tiempo para pensar y actuar solidariamente con las nuevas generaciones, y porque estamos atravesados por otro signo de estos tiempos: la intolerancia y la falta de respeto.

Ayer nuestro partido definido como de vanguardia, nacional y popular fue capaz de cambiarle el rostro a Chile para siempre. Eduardo Frei Montalva y un equipo insigne de militantes, entre los que no podemos dejar de mencionar a Bernardo Leighton, Radomiro Tomic, Renán Fuentealba, Patricio Aylwin, Andrés Zaldívar, Rafael Moreno, Hugo Trivelli, Tomás Reyes, y tantos más de los que nos enorgullecemos, fueron atrevidos y valientes.

Formularon un conjunto de propuestas, integrados en un programa de cambios conocido como la Revolución en Libertad y allí encontramos leyes fundamentales como la Reforma Agraria, la Sindicación Campesina, la Promoción Popular, la Chilenización del Cobre.

Hoy, ¿cuáles son nuestras banderas específicas, nuestras propuestas concretas? Poco tenemos que mostrar en esta línea. No tenemos discurso ni propuestas acordes a un mundo y una sociedad que cambió y para siempre. Este mundo es muy distinto al de hace 60 años y les aseguro que la realidad en quince años más será muy diferente de la vivimos hoy y la única manera de prevalecer en el tiempo es estar atentos a los cambios de la sociedad y hacer una lectura correcta de lo que esos cambios significan para la sociedad.

Muchos temas pasan por nuestras narices y no los abordamos. El último, nos fue enrostrado por el secretario general de la CUT y consejero nacional, Nolberto Díaz. Él junto a nuestros camaradas Hernán Bosselin y Ramón Briones nos alertaron sobre el futuro del litio, pero para ese tema no tuvimos tiempo para escuchar y mucho menos para tomar acciones. Lo urgente en lugar de lo importante.

Un ejemplo más de nuestra crisis política. Tampoco tenemos respuestas desde nuestra matriz ideológica, para apoyar el crecimiento económico respetando el medio ambiente; para proponer el cambio de la matriz productiva asociada a un empleo decente. Queremos crecimiento, inclusión, equidad, justicia y eso no puede ser sólo buenos deseos, debe plasmarse en propuestas concretas, inteligentes y practicables.

Y, vamos aquí a nuestra tercera gran crisis: La crisis de fraternidad y entendimiento. ¿Es de hoy?, no, claro, es de decenas de años, pero como nunca antes, hoy la estamos viviendo como si se tratara de una guerrilla interna.

He leído mucho de nuestros líderes señeros, de sus peleas, de sus profundas diferencias expresadas en cartas y manifiestos. Pero para escribir una carta se requiere conectar la mente con las manos y plasmar en un papel las ideas, las respuestas, los retos, las propuestas…

Hoy no. Hoy sólo se necesita elaborar la cuña, transmitirla a través de un medio de comunicación, generalmente de derecha, para golpear, para tratar de aniquilar, de destruir, para influir desde un cargo, desde una historia personal.

Necesitamos de una fracción de segundo, para vomitar en 280 caracteres algún insulto, una ofensa. Puras muestras de un proceso de descomposición de la sociedad respecto de la cual debemos pronunciarnos, alertar y tratar de cambiar. Mezquindad, prepotencia, descalificación, el yo instalado y no el nosotros, esa es nuestra perdición, nuestra maldición.

La convivencia en cualquier comunidad -más en un partido político-, debe construirse con esfuerzo, con aprecio, con tratar de encontrar en la diversidad la semejanza, el respeto y el afecto. Y esta tarea, que no es fácil en un partido, más difícil es si se trata de una coalición de partidos políticos, donde la construcción de la convivencia tiene más obstáculos.

Crisis electoral, política y de convivencia, he ahí los que, a juicio de esta mesa, disminuida en número de integrantes, más no en voluntad de ayudar a salir de esta crisis, son los puntales de nuestra actual situación. ¿Cómo salir de esta dura realidad? Tarea nada fácil y que creemos tiene como única salida que retomemos la convocatoria a Congreso Ideológico realizada en el año 2014 y que se dilató en el tiempo hasta ahora, cuando vemos en esta instancia la oportunidad de reencontrarnos y dar las discusiones que demanda el ser hoy un partido sin propuestas ni rumbo claro.

Sólo una vez que hayamos sido capaces de -mediante un proceso participativo y democrático-, encontrar las respuestas y caminos, podremos pensar en alianzas políticas y electorales.

Por ello proponemos a esta Junta Nacional reiniciar nuestro  VI Congreso Ideológico, Programático y Orgánico. Esta mesa acordó llamarlo Congreso Radomiro Tomic el que esperamos poner en marcha a contar de marzo, para que toda la Democracia Cristiana se ponga a trabajar y hemos propuesto también que nuestro ex presidente, Eduardo Frei Ruiz Tagle, presida esta instancia tan vital para nuestro futuro político.

Camaradas: Iniciemos en marzo, en un gran acto simultáneo en cada una de las regiones de Chile, nuestro congreso que represente el momento en que la DC inicia un camino de refundación y de reencuentro. Que los principios de los fundadores sean fuente de inspiración para que la misma mística que hizo posible la Marcha de la Patria Joven, nos llene de energía y dote a este Congreso del sentido épico que dio origen a la Democracia Cristiana.

En este cuadro de dolor, de derrota, de amargura, de críticas cruzadas, esta mesa acordó presentar ante esta junta nacional su renuncia, para que se inicie el proceso de renovación partidaria. Los sentimientos de cada uno de nosotros, los que vamos quedando, podrán oírlos ustedes como parte del debate. Cada uno expresará su sentir, su dolor, su esperanza, su rabia también, pero, sobre todo, su inmenso amor y sentido de desprendimiento porque nada hay más grande que el partido.

Quiero, finalmente, hablar a título personal para decirles que, desde que empecé a militar en mi adolescencia, nunca me propuse ni imagine llegar a presidir la Democracia Cristiana y mucho menos estar antes ustedes, Junta Nacional, dando una cuenta de un período duro, difícil, de derrota, de pérdidas, de animosidad, de enfrentamientos internos, y de inicio de un camino en la oposición a un gobierno de derecha.

Una derecha que tiene todo en sus manos: el poder político, el económico, el de comunicación y el entregado por una parte del pueblo chileno cansado, aburrido de nosotros, los que no fuimos capaces de responder a sus necesidades, sueños, esperanzar, miedos, pero que, sí dimos cuenta de un acomodamiento al poder, a la transacción.

En este escenario donde todo es cuesta arriba, sólo depende de nosotros que esta casa partidaria que tanto dio a Chile pueda tener un mañana.

¿Estamos dispuestos a buscar y dar respuestas al nuevo Chile y a sus habitantes, que no quieren ser llamados pueblo, pero que tienen las frustraciones y esperanzas de todo pueblo abusado?; ¿estamos dispuestos a que las personas efectivamente participen y decidan sus destinos?, ¿estamos dispuestos a creer en ellas y sus causas? Yo creo que sí.

Estos días he participado de muchas reuniones con camaradas, he conversado con dirigentes, parlamentarios, militantes de regiones. En casi todos ellos el mismo discurso: Amamos a Chile y a su gente, queremos una sociedad de oportunidades; poner control a la concentración económica, proteger a la casa común, emparejar la cancha para las nuevas generaciones… algo que hicimos con éxito en la década del 60.

Si eso es así, como lo percibí en tantos diálogos sostenidos ¿por qué no somos capaces de construir, de recrear, de refundar, de volver a creer y confiar?

Amigos y amigas, Sin ambiciones personales, junto a quienes me acompañan en esta aporreada mesa, optamos por quedarnos cuando era más fácil irnos. Porque hemos entregado nuestra vida a la Democracia Cristiana; porque amamos nuestra historia, aún con sus errores; porque reconocemos a nuestros muertos inmortales; porque creemos que tenemos futuro, optamos por conducir esta nave escorada, que se inunda por todos lados y que tiene sus velas rotas, con la convicción de poder -junto a cada uno de ustedes y junto a nuestros militantes-, llevarla a puerto, pero no para dejarla ahí, sino para reconstruirla fuerte y poderosa, capaz de enfrentar las peores tempestades.

Sólo me resta pedirles, desde el alma: ¡Volvamos a creernos, a soñar con un Chile justo, solidario!; ¡creamos en nuestros militantes!; ¡creamos en la Democracia Cristiana que en los años 60 cambió Chile para siempre, que en los 90 puso al país en la órbita mundial, y en un partido que recibió el mensaje del pueblo chileno!

Volvamos a ser el partido de las transformaciones; no le tengamos miedo ni respeto reverencioso al poder económico; estemos disponibles para construir, con las personas, un nuevo Chile justo, amable, fuerte y solidario.

En el mundo del siglo XXI el perfil de la pobreza ha cambiado, el rol de la mujer ha cambiado y las condiciones laborales han cambiado; las necesidades, las aspiraciones y las carencias son otras, pero existen bajo la apariencia de modernidad. A pesar de que mucho se ha repetido, casi como un mantra, que, tras el regreso de la democracia, Chile ha vivido el mejor período de su historia, la verdad es que queda mucho por hacer. Porque, camaradas, mientras haya una familia que recibe agua potable sólo de un camión aljibe, la tarea no está completa; mientras en este Chile lleno de celulares y súper tecnologías de la información, aun haya una persona que para llegar a la ciudad más próxima deba atravesar ríos en balsas precarias o haciendo equilibrios en puentes colgantes, la tarea no está completa; mientras haya niños, niñas y jóvenes que deban elegir entre trabajar o estudiar, la tarea no está completa; mientras haya un solo viejo que deba elegir entre el pan y la medicina, la tarea no está completa; mientras hacer ciencia e investigación en Chile sea un acto heroico, la tarea no está completa.

Sí, camaradas, queda mucho por hacer y la Democracia Cristiana debe reconstruirse, preparase y aprender para ser protagonista de esa tarea.

Para ello, aunque con el cuerpo más cansado, pero con el mismo espíritu y alegría de la Patria Joven, convoquemos a la juventud de hoy a participar de la política, pero de la buena política: esa caracterizada por el sentido común y por el sentido de bien común. ¿Cómo los convencemos? ¿Con la palabra?, ¡Si!, ¿Con el discurso?, ¡Sí!, pero por sobre todas las cosas, los convocaremos con la acción; con la acción de todos los días.

Quiero concluir trayendo la cita de un jesuita tuitero, como Francisco, Jorge Costadoat, quien escribiera hace unos días “hasta ahora se piensa que la iglesia es la jerarquía eclesiástica. ¿Qué pasaría si los católicos creyeran que la iglesia son los bautizados y las bautizadas, y entraran a la cancha en vez de seguir viendo el partido desde la galería?

Camaradas, ¿qué pasaría si los militantes pensaran que el partido son ellos y ellas y entraran a la cancha en vez de seguir viendo el partido desde la galería?

¡Vamos, camaradas, que se puede!

Muchas gracias.