Chahin y acusación contra Cubillos: “Hay hechos en el libelo acusatorio que sí pueden constituir infracciones de ley”

Mientras la acusación constitucional contra la ministra de Educación, Marcela Cubillos, ya fue presentada y sigue su proceso, sin que muchos hoy se atrevan a asegurar cuál será su desenlace, en lo que sí hay coincidencia es en que una vez más los votos de la Democracia Cristiana serán clave. Así lo sostienen en la oposición, pero también en el gobierno, desde donde ya se iniciaron las gestiones para tratar de asegurar los respaldos necesarios para que la acción no prospere.

En esa línea, la voz del presidente del partido, Fuad Chahin, es fundamental. Ya antes el planteamiento que ha marcado él y su mesa directiva, han sido respaldados por la mayoría de la bancada de diputados en temas como la reforma tributaria o la reforma de pensiones. En ambos casos los apoyos democracristianos han permitido viabilizar proyectos del Ejecutivo. Esta vez, el exparlamentario guarda cierta distancia aunque sostiene que incluso este libelo tiene más sustento que el que se presentó contra la entonces ministra de Educación Yasna Provoste y que terminó con su destitución.

En conversación con La Tercera PM el timonel de la DC explicó que “las acusaciones constitucionales tienen que evaluarse en su mérito por cada parlamentario, aquí a mi juicio hay un derecho pero también una obligación de los parlamentarios de votar en conciencia de acuerdo a sus convicciones y por eso que a mí me parece que aquí los acuerdos de partido no corresponden”, pero también recalcó que los acuerdos con el gobierno tampoco son válidos.

En esa misma dirección añadió que “cuando se trata de una acusación constitucional no es un proyecto de ley simplemente, es un juicio político que requiere un mérito jurídico, entonces, respaldo las convicciones que alcancen cada uno de los parlamentarios para votar de acuerdo a lo que consideren. De ese punto de vista, esto va a estar radicado en las bancadas y en cada parlamentario y no en la mesa del partido”.

El exdiputado recalcó que “hay que ser bien cuidadosos, recordemos que los senadores tienen que actuar como jurado. Yo siempre tengo una opinión, pero en este tipo de materias las opiniones institucionales pueden terminar de alguna manera afectando un derecho y a la vez una obligación de los parlamentarios de votar en conciencia de acuerdo al mérito de la acusación”. No obstante, luego planteó que “pude leer someramente el libelo, yo creo que indudablemente hay una mala gestión, uno lo que puede señalar es que efectivamente hay hechos que se relatan en el libelo acusatorio que pueden constituir infracciones de ley, no sólo el principio de probidad sino que también el dejar las leyes sin ejecución, también la infracción de la ley que resguarda los datos personales”.

Además, insistió en que “a mi juicio todos los capítulos (del libelo) son graves. La infracción al principio de probidad, la falta de veracidad también me parecen sumamente graves, la falta de control jerárquico respecto de lo que ocurre en el ministerio a propósito de las denuncias de irregularidades de los servicios locales de educación también nos parece grave, pero esto me parece especialmente delicado (mails a apoderados) sobre todo porque hoy la protección de datos personales es tremenda necesidad”.

Y en esa línea, recalcó que “a mi modo de ver (esta presentación) tiene bastante más sustento (que contra Yasna Provoste), pero el que sea suficiente ese sustento para avanzar es algo que tendrán que ver los parlamentarios”.

Asimismo, manifestó nuevas críticas a Cubillos señalando que “nos hubiese gustado tener una ministra de Educación preocupada realmente, en vez de desmantelar la reforma educacionales, en vez de boicotear la implementación del nuevo sistema de admisión, en vez de bloquear o no acompañar el proceso de instalación el nuevo sistema de educación pública, esté preocupada de que efectivamente las cosas funcionen”, señaló y añadió que “en lugar de estar preocupada de una agenda ideológica estemos preocupados de los temas que importan en la educación”.

Finalmente, Chahin recordó que en 2013 a él le correspondió, junto a otros dos diputados, sostener los argumentos a favor del libelo ante el Senado en la acusación constitucional contra el entonces ministro de Educación, Harald Beyer. “Fui el diputado que me tocó ir a sostener la acusación constitucional a nombre de la cámara al Senado cuando se trataba de Harald Beyer, y sin embargo, fui el primero en defender el derecho y deber de Patricio Walker de votar en conciencia y votó de una manera distinta a la que votó el resto del partido y me parece que es legítimo, era lo correcto que se votara en conciencia”, sentenció.