Noticias
🔴LAS LECCIONES DEL 11 DE SEPTIEMBRE DEL 73, POR CARMEN FREI RUIZ – TAGLE
Publicado por Equipo DC     |    12 de Septiembre , 2018
Categoría Noticias

Discurso en la 45 conmemoración del Golpe de Estado

Quiero empezar agradeciendo a Isabel Allende y a la Fundaci√≥n que lleva el nombre de su padre por invitarme a participar de esta conmemoraci√≥n del 45 aniversario del golpe de estado. El 11 de septiembre de 1973 es una fecha hist√≥rica que todos los que la vivimos la recordamos con dolor. En un d√≠a como hoy, el Presidente Salvador Allende, elegido democr√°ticamente, mor√≠a en el palacio de la Moneda; la sede del gobierno de la Rep√ļblica en llamas sucumb√≠a al bombardeo de la fuerza √°rea y ¬†el pa√≠s ca√≠a en manos de una dictadura c√≠vico militar in√©dita en la historia de Chile.

La dictadura ¬†clausur√≥ el Congreso, reprimi√≥, detuvo y exili√≥ a miles de chilenas y chilenos; conculc√≥ las libertades fundamentales; atropell√≥ los derechos humanos; cometi√≥ cr√≠menes atroces; intervino todas las instituciones y ejerci√≥ el poder sin otras limitantes que las ambiciones de quienes participaron de un gobierno que dur√≥ 17 a√Īos.

Las consecuencias del 11 de septiembre el pa√≠s las vive hasta hoy. Todav√≠a no sabemos donde est√°n nuestros detenidos desaparecidos, y a√ļn no se aclaran todos los cr√≠menes cometidos. Los pactos de silencio siguen en pie y en miles de hogares todav√≠a se espera verdad y justicia para alg√ļn familiar.

Son muchas las razones que explican por qu√© el 11 seguir√° siendo una fecha que no deja indiferente a nadie e interpela a todos los sectores del pa√≠s. La crisis que puso fin a la democracia hace 45 a√Īos, requiere que todos seamos capaces de analizar las causas que la produjeron, poniendo la mirada en las lecciones que tenemos que sacar de ella para construir un futuro mejor.

Yo apelo a la memoria de nuestros liderazgos históricos; al legado y al ejemplo de  Allende y de Frei, para que seamos capaces de volver a conectar con la historia viviente de Chile en el siglo XXI, y para que nunca más el desencuentro entre nosotros genere las condiciones que permitieron que el golpe de estado del 73 se impusiera.

La Concertación nació del aprendizaje que nos dejó la crisis que desembocó en el golpe de Estado. Aprendida la lección sacamos al país de la dictadura, conquistamos muchos avances en todos los ámbitos y transformamos la sociedad chilena. Cumplida esa misión,   lo que hoy está emergiendo es un nuevo ciclo cuyo contenido y forma está por definirse. De nosotros depende que este nuevo ciclo no sea un tiempo de más neoliberalismo o populismo. De nosotros depende sentar las bases de un proyecto que sintonice con el país y que concilie la continuidad con los cambios, y el progreso con los valores del humanismo.

Nuestros partidos nacieron para servir al pa√≠s, y para empujar con la participaci√≥n de la sociedad transformaciones que le permitieran avanzar hacia mayores grados de desarrollo. Nosotros fuimos los primeros en hacer de la participaci√≥n la clave central de la pol√≠tica chilena. Esa forma de hacer pol√≠tica con la gente surgi√≥ porque entendimos que la democracia de entonces estaba anquilosada. Quisimos darle a la democracia un contenido social, y lo logramos porque nuestra aspiraci√≥n com√ļn fue representar a un mundo que estaba excluido. Lo que nos movi√≥ y lo que nos hizo grandes como culturas pol√≠ticas fueron nuestros ideales y nuestros sue√Īos. ¬†Si la democracia sucumbi√≥ fue porque no fuimos capaces de aunar nuestras voluntades y no entendimos que para hacer viables los cambios se requieren grandes consensos de pa√≠s.

Si queremos hoy recuperar la confianza de la ciudadanía tenemos que volver con humildad al encuentro de las personas. En momentos como los actuales hay que saber repensar y actualizar nuestros valores para dar respuesta a los problemas que enfrenta la sociedad del siglo XXI. La ausencia de valores, la falta de coherencia y de principios orientadores han terminado por sumergir a la política en una de sus peores crisis. Yo creo que ha llegado la hora de que la política recupere su dignidad. Pero si queremos hacerlo y ser creíbles, tenemos que hacerlo con coherencia y en base a ideas que contribuyan a hacer más digna la vida de todos.

Lo que el 11 de septiembre nos deja como lecci√≥n y lo que el sacrificio del Presidente Allende, el asesinato de mi padre, nuestros m√°rtires y los desaparecidos nos ense√Īan, es que debemos mirar de frente nuestros fracasos, y sacar de nuestras derrotas las lecciones para poner la vista en nuevos horizontes a conquistar.

¡¡¡Los golpes de estado son el fracaso de la política!!! Los derechos humanos se respetan y no hay contexto que valga como explicación cuando se atropellan. Y la democracia se forja, se cuida, ¡¡¡se protege y se recrea para que se desarrolle a plenitud en todos los rincones de la sociedad!!!

Hoy, la lecci√≥n profunda que nos ense√Īa √©sta nueva conmemoraci√≥n del 11 de septiembre, es que debemos ser capaces de construir unidad en base al respeto de valores que son esenciales para la democracia. Nuestro desaf√≠o es construir a partir de esos valores¬† un ma√Īana que permita que los sue√Īos, por los que dieron su vida nuestros padres, florezcan para Chile y su pueblo.

Muchas gracias.